Ruka Kimche, el proyecto